Intentan extraer el cajero automático de un banco con una máquina excavadora robada de una obra cercana

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Actualizado

Al ser descubiertos, los autores se dieron a la fuga dejando el cajero y la excavadora en mitad de la calle

Sobre las 04.00 horas de la pasada madrugada buena parte los vecinos de Torremejía (Badajoz), una localidad de unos 2.250 habitantes, se despertaron sobresaltados a escuchar fuertes golpes que procedían de un edificio de la sucursal bancaria del Banco del Santander ubicada en una de las vías principales de la localidad. En esa zona, unos individuos, más de tres según las primeras investigaciones, intentaban robar el cajero automático de dicha entidad después de planificar un asalto inaudito que incluyó minutos antes el robo de una máquina excavadora que se encontraba aparcada en una calle cercana; también sustrajeron un carro de leña que había estacionado en la puerta de una vivienda próxima donde tenían pensado depositar el botín. Además, contaban con un vehículo de apoyo a las afueras del pueblo, un Audi, para emprender la huida.

Pero la ‘exhaustiva’ planificación del robo no contó con un detalle importante: el fuerte ruido que produjeron los golpes de la excavadora sobre el edificio, que incluso llegaron a derribar una viga interior del edificio, aunque por fortuna la parte de arriba del local no se vino abajo. Eso sí, la fachada quedó completamente destruida. También se salvaron a duras penas las viviendas anexas, que estuvieron en serio peligro de ser afectadas, donde se encuentran un bar y una casa particular. Y todo ello en plena Nacional 630, que une Mérida con Almendralejo, con constante movimiento de camiones ya desde esa hora de la madrugada, como explica a EL MUNDO el alcalde de la localidad, Francisco Peñato. Uno de los vecinos que escuchó tanto alboroto alertó a la Guardia Civil, cuya llegada provocó que los asaltantes dejaran todo (la excavadora con el motor marcha, el propio cajero automático arrancado de la pared, que sí consiguieron extraerlo, y el carro de leña) en medio de la calle y salieran huyendo. Todavía no se les ha localizado. Según algunos testigos, los asaltantes llevaban el rostro cubierto con pasamontañas.

La escavadora usada en el intento de asalto.
La escavadora usada en el intento de asalto.D. V.

Como confirma el regidor, el conductor de la excavadora debía de ser un especialista en este tipo de vehículos, de cadena, “ya que no es fácil de conducir”. Lo hizo durante aproximadamente 300 metros, desde donde queda aparcada la pesada máquina cada noche en una de calles de la localidad, después de ser empleada a diario en una obra del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) para la construcción de una depuradora, a más de un kilómetro de Torremejía.

La ejecución del plan comenzó la tarde antes de los hechos cuando al parecer se vieron a varios individuos pasear por la zona donde se encuentra la entidad bancaria así como por las calles adyacentes donde se encontraba aparcada la excavadora.

La Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación, continúa su búsqueda y todavía no se han producido ninguna detención relacionada con el caso, aunque la pista del vehículo en el que huyeron, el Audi, puede ser decisiva para atraparlos en las próximas horas: “Los autores no son del pueblo”, asegura el alcalde, que agradece la colaboración ciudadana para que el robo, finalmente, quedara en un “gran susto”, y en la aparatosidad de comprobar la fachada del edificio totalmente destruída. Torremejía cuenta con tres entidades bancarias con sus correspondientes cajeros automáticos.

Source: elmundo.es