‘Almas en pena de Inisherin’ y ‘Los Fabelman’ de Spielberg triunfan en la edición más diversa de los Globos de Oro

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

“Estoy aquí porque soy negro”. Las primeras palabras del comediante Jerrod Carmichael rompieron el hielo y se refirieron al elefante en la sala, la polémica que ya marcó el año pasado los Globos de Oro. El presentador arrancó la 80ª edición de los premios, considerados la antesala de los Oscar, con un monólogo mordaz que dejó boquiabiertos a muchos, entre ellos Brad Pitt. Explicó el dilema moral que vivió cuando un productor lo llamó en nombre de los organizadores —la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood— para, esencialmente, lavarle la cara a una organización en apuros por su falta de diversidad. “Yo no diría que son racistas, pero no tenían un solo miembro negro antes de que muriera George Floyd. Voy a dejar que juzguen ustedes”, dijo Carmichael, quien reveló que cobró medio millón de dólares por pararse allí esta noche de martes. “Acepté este trabajo creyendo que no han cambiado demasiado”, dijo como puntilla. El show en Hollywood debía continuar.

Almas en pena de Inisherin ha sido la gran ganadora de una noche donde la industria ha levantado el castigo a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés). Los Globos distinguen entre las películas dramáticas y las cómicas y musicales, pero la más reciente comedia negra del dramaturgo Martin McDonagh, sobre una disputa entre dos viejos amigos en un pequeño pueblo de una isla irlandesa, se llevó tres galardones. El de mejor actor cómico fue para Colin Farrell, uno de sus protagonistas, junto a Brendan Gleeson. McDonagh también consiguió el premio a mejor guion.

Colin Farrell y Martin McDonagh, dos ganadores por el filme 'Almas en pena de Inisherin'.
Colin Farrell y Martin McDonagh, dos ganadores por el filme ‘Almas en pena de Inisherin’.Chris Pizzello (Invision)

La noche de este martes puede marcar el camino de Steven Spielberg a una nueva estatuilla de la Academia de Hollywood, que dará a conocer sus nominaciones el martes 24. El veterano director, de 74 años, ha ganado los galardones a mejor película dramática y mejor dirección con su trabajo más personal, Los Fabelman. En la cinta, habla del divorcio de sus padres y del momento en que nació su amor por el cine. “Llevo desde los 17 años escondiéndome de esta historia… La he contado por partes en muchas de mis películas: E. T. tiene mucho de ella”, reveló el cineasta, quien competía en una categoría donde no hubo mujeres nominadas. El mediático director comenzó a desarrollar la idea con su productor, Tony Kushner, hace casi 20 años. Finalmente, fue la crisis del coronavirus quien lo convenció. “No sabíamos si podríamos contar otra historia… Nadie sabe quiénes somos hasta que tenemos la valentía de decir quiénes somos”, dijo. En otro momento, recordó cómo fue asistente personal del legendario John Cassavetes, pionero del cine independiente, una experiencia donde aprendió a tratar a sus auxiliares como personas.

Una de las grandes dudas de la noche era si los miembros de la HFPA iban a premiar a Brendan Fraser por The Whale (La ballena), una interpretación que ha sido aclamada por la crítica. Fue uno de los pocos actores que boicoteó la ceremonia de este año por haber sido acosado sexualmente en 2003 por el expresidente de la organización, Philip Berk. Los votantes de la HFPA han dejado claro que no se tomaron bien esa ausencia (Zendaya y Cate Blanchett, quienes tampoco estuvieron presentes, ganaron). Austin Butler, de 31 años, fue el elegido para el premio masculino de la noche por encarnar a Elvis Presley en el biopic de Baz Luhrmann.

El mexicano Guillermo del Toro consiguió un nuevo Globo de Oro por la adaptación que hizo para Netflix de Pinocho. El director dio las gracias por volver a reunirse en persona con sus colegas de profesión en lo que consideró “un gran año” para el cine. Más euforia mostraron los argentinos Santiago Mitre y Ricardo Darín, quienes se llevaron el premio a mejor película de habla no inglesa por Argentina, 1985, la única latinoamericana en competición, y que aborda los primeros juicios a la junta militar (1976-1983) en la democracia. “Después del campeonato del mundo, esta es otra gran alegría”, alcanzó a decir quien dio vida en pantalla al fiscal Julio César Strassera. Los productores lo bajaron del escenario con la música de piano que sirvió de banda sonora a la verborrea de la noche.

Michelle Yeoh posa con su premio.
Michelle Yeoh posa con su premio.CAROLINE BREHMAN (EFE)

Otros grandes favoritos salieron con los premios que todos les auguraban. Especialmente, Michelle Yeoh, la actriz que se ha llevado a los 60 años su primer Globo por Todo a la vez en todas partes. Esta obra independiente de ciencia ficción sobre universos paralelos provocó furor en las salas. “Era un sueño venir a Hollywood hasta que llegué aquí”, dijo entre risas. “Aquí alguien me dijo: eres una minoría. Yo le respondí que eso era imposible. También me dijeron que aprendiera inglés”, continuó.

La de Spielberg no ha sido la única trayectoria reconocida. Eddie Murphy, uno de los primeros negros en triunfar en la comedia junto a Richard Pryor y Bill Cosby, fue distinguido con el premio Cecil B. DeMille por sus más de 40 años en la industria. En uno de los discursos más cortos, Murphy reveló con humor el secreto del éxito. “Solo hay que hacer tres cosas: paga tus impuestos, concéntrate en lo tuyo y mantén el nombre de la esposa de Will Smith fuera de tu maldita boca”, gritó entre las risas del auditorio. Ryan Murphy, el superproductor televisivo y activista gay, se llevó el premio Carol Burnett por su obra, que ha colocado a actores homosexuales y trans al frente de series como Glee, Pose y American Horror Story.

Una de las series de Murphy se llevó uno de los premios televisivos de la noche gracias a la actuación de Evan Peters como el asesino en serie Jeffrey Dahmer, el carnicero de Milwaukee. Las categorías televisivas, sin embargo, mostraron el amplio dominio de dos series: Colegio Abbott, de ABC (Disney) y The White Lotus (HBO). La primera, un falso documental de una de las peores escuelas primarias de Estados Unidos, se llevó tres estatuillas, entre ellas, mejor serie de comedia o musical. Tyler James Williams ganó en la categoría de mejor actor de reparto y Quinta Brunson, la creadora de la serie y protagonista, fue la mejor actriz de comedia.

Después de arrasar en la noche de los Emmy, la sátira social de The White Lotus conquistó el premio a mejor miniserie. Jennifer Coolidge, una de las protagonistas, también fue proclamada mejor actriz de reparto en una miniserie después de que el 2022 perdiera frente a Sarah Snook, de Succesion. Coolidge ganó este martes, pero ante un Beverly Hilton repleto y donde corrió el champán. El año pasado, la ceremonia no se televisó y muchas estrellas secundaron el boicot. El presentador de la gala, Jerrod Carmichael, se burló de este castigo cargando tres Globos de Oro, el mismo número que devolvió Tom Cruise en medio de la polémica. “Quizá podríamos devolverlos a cambio del seguro retorno de Shelly Miscavige (la esposa del líder de la Iglesia de la Cienciología, de quien no se tiene rastro desde hace 15 años)”, dijo en otra broma que causó sorpresa. La casa del dragón, también de HBO, ganó el solitario premio de mejor serie dramática.

La actriz Jennifer Coolidge (‘The White Lotus’) entrega el Globo a de mejor actor de reparto a Tyler James Williams, por ‘Abbott Elementary’.Foto: Reuters

La diversidad: el hilo de la noche

Desde la presentación de Carmichael, la noche transcurrió con la diversidad como hilo conductor. Los primeros dos premios de la noche cayeron en manos de actores que no son blancos, lo que resaltaba el mensaje de cambio de la organización. El actor estadounidense nacido en Vietnam Ke Huy Quan ganó como mejor actor de reparto por su papel en Todo a la vez en todas partes. Sobre el escenario agradeció al primero que le dio un papel en el cine, Steven Spielberg. El director lo incluyó en la segunda entrega de Indiana Jones, en 1984. “Durante mucho tiempo pensé que nunca superaría lo que hice de niño. Más de 30 años después, dos tipos se acordaron de mí [Daniel Kwan y Daniel Scheinert, los directores] y me dieron una nueva oportunidad”, mencionó en un emotivo discurso. Al premio le siguió el de Angela Bassett, quien ha ganado su segundo Globo por su aparición en Black Panther: Wakanda Forever. La última vez que estuvo sobre el escenario fue en 1994, cuando interpretó a Tina Turner en un filme biográfico. Esta noche dedicó unas palabras al fallecido Chadwick Boseman. “Le hemos mostrado al mundo lo que puede lograr la unidad, el liderazgo y el amor de los negros puede lograr atrás y frente a la cámara”, aseguró.

El primer blanco en ganar llegó cuando la gala superaba la media hora. Fue para el compositor Justin Horowitz, el músico y frecuente colaborador de Damien Chazelle, el director de Babylon. Horowitz se llevó anoche su cuarto Globo. Tras su premio y el de Jeremy Allan White, quien ganó por su interpretación como el chef Carmy Berzatto en el fenómeno televisivo The Bear (Disney+) , volvieron los reconocimientos para las minorías. El cantante indio Chandrabose se llevó el premio a mejor canción por el tema que compuso para la cinta épica de tres horas de duración RRR, en lo que ha sido la gala más diversa en sus 80 años de historia.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Source: elpais.com