Los Globos de Oro encumbran las memorias de Steven Spielberg en una gala desangelada

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Actualizado

Los Fabelman, una historia que Spielberg había contado a trozos a lo largo de su carrera, pero que “nunca había tenido el valor de hacerla de un golpe”, triunfa con dos premios

Spielberg triunfa en los Globos de Oro: “Me costó 74 años tener esta conversación con mi pasado”EL MUNDO (Vídeo) // AFP (Foto)

Los Globos de Oro encumbraron la leyenda de Steven Spielberg en el regreso de la gala a la televisión nacional estadounidense tras un año de castigo por las prácticas oscuras y dudosas de sus organizadores, la Hollywood Foreign Press (HFPA), incluyendo su falta de inclusión, sin un solo miembro negro hasta que el escándalo les obligó a abrir las puertas de par en par. Dos premios se llevó la biografía del director californiano, Los Fabelman -el de mejor drama entre ellos-, en una noche en la que la tragicomedia del irlandés Martin McDonagh, Almas en pena en Inisherin, terminó siendo la más galardonada con tres estatuillas doradas.

Spielberg confesó con el galardón a mejor director en la mano que Los Fabelman era una historia que había contado a trozos a lo largo de su carrera, en E.T., en Encuentros en la tercera fase, pero que “nunca había tenido el valor de hacerla de un golpe”. El coraje lo reunió finalmente durante la pandemia junto a Tony Kushner, animado también por su mujer a hacerlo. Era ahora o nunca, con 76 años.

Fue el protagonista final en una ceremonia insustancial plagada de ausencias. Varios fueron los ganadores que no pudieron o no quisieron estar presentes para recibir sus premios. NBC tampoco retransmitió el tradicional desfile de la alfombra roja, que pese al escándalo que ha sacudido a la HFPA contó con nombres ilustres como Brad Pitt, Jamie Lee Curtis o Rihanna.

Para saber más

Además, no se dieron grandes sorpresas que alteraran demasiado el curso de las tres largas horas que ocuparon en repartirlos. Con sacar la ceremonia adelante ya parecía suficiente. Elvis, que partía con cinco nominaciones, se impuso en la categoría prevista, la de su protagonista, Austin Butler, la nueva sensación de Hollywood y el talento de Anaheim que muchos comparan con Brad Pitt en sus inicios. Cate Blanchett cumplió también con la mayoría de pronósticos por su papel en Tar, ausente también del hotel Beverly Hilton de Los Angeles para la ceremonia.

El irlandés Colin Farrell se hizo con el segundo Globo de Oro de su carrera como protagonista de Almas en pena de Inisherin en la categoría de mejor comedia o musical. La malaya Michelle Yeoh también cumplió con su despliegue de recursos en Todo a la vez en todas partes, en el que es, sin duda, el gran trabajo de su carrera cinematográfica.

Colin Farrelcon su Globo de Oro por 'Almas en pena de Inisherin'.
Colin Farrelcon su Globo de Oro por ‘Almas en pena de Inisherin’.Rich PolkAP

Ke Huy Quan contribuyó a la causa de la cinta de los tres Daniels con su galardón como mejor actor secundario. El vietnamita de 51 años, mundialmente conocido por Indiana Jones y el templo maldito y Los Goonies, no pudo contener las lágrimas por el reconocimiento tras pasar años alejado del cine. Tampoco se olvidó agradecerle a Spielberg por una parte importante de su carrera.

Angela Bassett se impuso a la favorita en las quinielas, Jamie Lee Curtis, como mejor secundaria por Black Panther: Wakanda Forever, en una noche más bien proclive a los actores y actrices negras. Zendaya se llevó el globo dorado por su rol en Euphoria -como mejor actriz en una serie dramática- Quinta Brunson fue la más votada como mejor intérprete de comedia y Tyler James Williams en categoría masculina.

Guillermo del Toro recordó que el cine de animación no solo es para niños. “Es cine de verdad”, dijo el mexicano al recoger el galardón por su excelsa versión de Pinocchio, con el sello de Netflix. También en clave latinoamericana celebraron los argentinos por la mejor película de habla no inglesa, Argentina, 1985. Ricardo Darín, su protagonista, no pudo evitar una mención a lo logrado en Qatar por Messi y compañía. “Después del campeonato del mundo, esto es una gran alegría”, indicó.

La única sorpresa de la noche fue la victoria de La casa del dragón, de HBO, como mejor serie de drama, imponiéndose a Severance y The Crown, de Netflix. Abbott Elementary sí cumplió con los pronósticos como mejor serie de comedia y The White Lotus hizo lo propio como mejor serie limitada, la auténtica sensación del momento.

Jennifer Coolidge fue lo mejor de la noche, de largo. Su primera intervención presentando premios fue una clase magistral de comedia y un aviso del despliegue de personalidad que estaba por venir al hacerse con el Globo de Oro a mejor secundaria por su inolvidable desempeño en The White Lotus. Coolidge, que hace de una mujer rica e insegura en la redonda serie de HBO, hizo reír a los presentes por su discurso sincero y alocado, dando gracias por los que la ayudaron a mantenerse en su oficio cuando nadie le daba trabajo. “Mike White, me has cambiado la vida de tantas maneras. Ahora mis vecinos me hablan”, apuntó en una retahíla inconexa y acelerada que parecía emanar del personaje que interpreta en la serie. Maravillosa.

Sobre otro comediante recayó la tarea de tratar de enmendar la deteriorada imagen de la HFPA. Jarred Carmichael se convirtió en el primer afroamericano en presentar la gala. Y sobre eso mismo trató su sobrio y punzante monólogo de bienvenida. “Estoy aquí porque soy negro”, aclaró desde un principio, además de explicar que huyó a toda costa de la reunión con la presidenta de la organización, Helen Hoehne, indiferente ante los cambios realizados en los últimos meses para acallar las críticas.

“Acepté este trabajo asumiendo que no habían cambiado para nada”. Aceptó “ser la cara negra en una organización blanca”, como dijo, que de momento respira. Sus premios, aunque notablemente devaluados, han vuelto.

Source: elmundo.es