Noche tensa en Memphis a la espera del vídeo de la paliza a Tyre Nichols

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Estados Unidos

Actualizado

El joven de 29 años falleció tras ser brutalmente golpeado por cinco agentes de policía por una infracción de tráfico

Ciudadanos con velas en una vigilia por Tire Nichols, en Memphis.
Ciudadanos con velas en una vigilia por Tire Nichols, en Memphis.PATRICK LANTRIPAP

Ya pasó con George Floyd en Minnesota. Y con Breonna Taylor en Kentucky, y después con Daunte Wright, todos ellos víctimas de la oleada de brutalidad policial que sacude Estados Unidos desde hace años y que ha vuelto a escribir otro capítulo trágico. Esta vez ha sucedido en Memphis. El fallecido se llamaba Tyre Nichols, un negro de 29 años, víctima de una paliza de manos de cinco policías que acabaron con su vida el pasado 7 de enero. El país entero estaba ayer pendiente de la publicación del vídeo de casi una hora de duración con la secuencia del crimen, que ha sido publicado esta madrugada.

Los cinco agentes policía despedidos -Demetrius Haley, Emmitt Martin III, Justin Smith, Desmond Hills y Tadarrius Bean, todos ellos afroamericanos- fueron acusados el viernes de cargos que incluyen asesinato en segundo grado, que acarrea condenas de un mínimo de 15 años en prisión. Todos ellos excepto uno han pagado ya la fianza y han salido de la prisión del condado de Shelby, alegando que nadie en ese quinteto quiso causar la muerte de Nichols.

El incidente sucedió alrededor de las 8:30 de la noche. A Nichols le dieron el alto volviendo de su trabajo, empleado de FedEx y padre de familia, por conducir de manera peligrosa. De acuerdo al reporte policial, se produjo una confrontación y Nichols salió huyendo, dando pie a una persecución y a un segundo enfrentamiento donde pudo haberse producido la paliza.

El detenido, un ávido aficionado al skateboarding, fue trasladado a un hospital en estado crítico tras advertir que no podía respirar. De acuerdo a su familia, el joven sufrió una fractura cervical y un paro cardíaco durante el altercado. Falleció tres días más tarde en el hospital por un fallo renal.

Las imágenes han desencadenado la furia de la comunidad negra en Memphis y en el resto de Tennessee, y colegios y negocios del centro de la ciudad cerraron ayer por motivos de seguridad. Varios son las comunidades en alerta ante lo que pueda pasar a nivel estatal.

Temor a una espiral de violencia

En Georgia, el gobernador del Estado vecino, Brian Kemp, ha autorizado a la Guardia Nacional a estar preparada para acabar con cualquier conato de desorden o violencia en las calles de Atlanta, después de una semana de protestas tras la muerte del activista de 26 años Manuel Terán tras ser disparado por un policía. El ambiente es tenso en varias ciudades de Estados Unidos.

Mientras, David Rausch, director del Buró de Investigaciones de Tennessee, ha calificado las grabaciones de “absolutamente espantosas”, condenando la forma de actuar de los policías. “Quiero ser muy claro: lo que sucedió aquí no refleja, en absoluto, una intervención policial adecuada. Esto estuvo mal. Esto fue un crimen“. Las autoridades han explicado que las imágenes son una combinación de cámaras corporales y de seguridad.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también se ha sumado a los mensajes de condolencias y condena de lo sucedido. “Jill (Biden) y yo enviamos nuestras más sentidas condolencias a la familia de Tyre Nichols y a toda la comunidad de Memphis. La familia de Tyre merece una investigación rápida, completa y transparente sobre su muerte“.

Aunque no se han revelado aún las causas oficiales de la muerte, los abogados de la familia informaron que los resultados de la autopsia independiente que encargaron revelaron que Nichols sufrió de “amplio sangrado causado por una severa paliza”. “Cuando llegamos al hospital, fue devastador”, dijo el padrastro del fallecido, Rodney Wells. “Todo esto no debería ocurrir por un asunto de tráfico. No debería estar en una máquina de diálisis luciendo así. Eso es inhumano”, indicó tras haber hecho pública la imagen del joven luchando por mantenerse con vida, con la cara llena de golpes.

Los cinco implicados en la muerte del empleado de FedEx pertenecían a la unidad Scorpion, creada por el departamento de policía de Memphis para combatir el crimen callejero. Todos ellos iban en coches sin identificar cuando detuvieron al fallecido.

Source: elmundo.es