Garamendi, sobre las críticas a su sueldo: “Es como cuando hay una violación y dicen que la chica iba en minifalda”

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

El líder de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ha modificado su relación contractual con la entidad que preside para pasar de cobrar y cotizar como autónomo a hacerlo como alto directivo con un sueldo próximo a los 400.000 euros al año, 50.000 más que antes de este cambio. Ante la negativa de la patronal a negociar el salario mínimo o la falta de avances sobre un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), este aumento retributivo ha sido muy criticado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. También ha recibido críticas desde el empresariado, como las que ha proferido el presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros. Afirmó este martes que no le parece “sensible” que la CEOE pague a su presidente ese salario y apuntó que esa situación puede traducirse “en lo que está pasando”, es decir, en “ataques” a la clase empresarial, en declaraciones recogidas por Europa Press. Preguntado por estos últimos comentarios este miércoles en Antena 3, Garamendi ha contestado: “Perdona que haga el ejemplo, pero esto es como cuando hay una violación y dicen que la chica iba en minifalda. Perdón, no. No acepto pulpo como animal de compañía”.

A lo largo de la entrevista, como ha hecho en los últimos días, Garamendi ha defendido su situación laboral y salarial. “Por mucho que una mentira se repita muchas veces no se convierte en verdad. Para empezar, es falso que la retribución que yo obtenga ha subido 50.000 euros. Es falso porque realmente este año ha subido el 3%, exactamente igual que al resto de la plantilla de CEOE. Mi remuneración está desde hace cinco años”, ha comentado. Fuentes consultadas por EL PAÍS señalan que su retribución pasa de 350.000 euros a 400.000 con su nueva situación. “La CEOE es una entidad privada que se surte de fondos privados de sus socios, que son las asociaciones y que son las empresas, que son las que han decidido que este sea el salario. A la gente le puede parecer una cantidad, pero es la que es en libertad aprobada por la junta directiva, que tiene 275 miembros, que no son ni cuatro ni cinco, y todo gestionado de una forma completamente transparente”, ha añadido.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, este miércoles durante el pleno extraordinario de la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España.
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, este miércoles durante el pleno extraordinario de la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España.Juan Carlos Hidalgo (EFE)

En sus primeros cuatro años como jefe de los empresarios españoles, Garamendi mantenía una remuneración como presidente, pero a través de un contrato mercantil que situaba al ejecutivo vasco como trabajador en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA). En este régimen de la Seguridad Social están inscritas las personas que realicen de forma habitual una actividad económica, siempre que su desempeño no esté sujeto a contrato de trabajo por ninguna empresa. A pesar de que Garamendi preside la CEOE, una organización con ingresos cercanos a los 13 millones de euros y 103 trabajadores, no ha tenido vinculación laboral hasta ahora. Fuentes oficiales de la patronal precisan que el cambio laboral aún está en marcha y todavía no se ha aprobado definitivamente. El directivo vasco sigue cobrando, por tanto, dietas y factura en concepto de gastos de representación con una retención en el IRPF del 35%.

A este respecto, Garamendi ha comentado: “En España hay más de 200.000 personas que, como yo, cotizan por autónomos y a la vez cotizan por una cosa que se llama el régimen asimilado. Los empresarios no podemos estar dados de alta en el régimen general, está prohibido”. Además, ha criticado con contundencia la idea de que tenga que ser investigado por la Inspección de Trabajo: “La vicepresidenta cuando dice estas cosas… Si me tuviera que investigar no creo que tenga que ir a la plaza pública a montar el escarnio”.

“Si se quiere utilizar todo esto desde un punto de vista mediático para incorporarlo a una campaña de descrédito al mundo de la empresa… Estamos viviendo permanentemente el ataque a un empresario, a otro, a otro. Y esta semana me ha tocado a mí. Eso no tiene nada que ver con que podamos hablar del salario mínimo o de lo que queramos. Yo voy a seguir hablando de lo que tenga que hablar. Si no aceptan las críticas, qué le vamos a hacer. Este es un tema privado y con toda la transparencia”, ha añadido Garamendi.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Source: elpais.com