El precio de la vivienda registra su mayor subida desde 2007 pese al frenazo de final del año

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Actualizado

Las casas se encarecieron de media un 7,4% en 2022, aunque el último trimestre registró un descenso del 0,8% respecto al anterior

Construcción de viviendas en el norte de Madrid.

Ni la escalada histórica del Euríbor, ni la incertidumbre económica, ni las restricciones de los bancos. Casi ninguno de los factores que marcan el paso reciente del mercado inmobiliario han impedido que los precios de la vivienda registren la mayor subida interanual desde 2007, un 7,4% de media en 2022, pese al frenazo del último trimestre.

Sólo en esa recta final del año empezó a notarse el impacto de la subida de tipos del BCE y del encarecimiento de las hipotecas. No en vano, entre octubre y diciembre se registró un descenso del 0,8% en los precios en comparación con el trimestre anterior, algo que no ocurría desde 2020, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Ese frenazo final evitó que la subida de los precios en la vivienda igualase a la subida de la inflación media en 2022, que se situó en un 8,4%.

El comportamiento de la obra nueva soportó gran parte del peso de las subidas, ya que este tipo de viviendas se encarecieron de media un 7,9% (no aumentaba tanto desde 2007), frente al 7,3% de la segunda mano (su mayor avance en 15 años).

No obstante, ambas suavizaron también el crecimiento de sus costes en el cuarto trimestre de 2022. En el caso de la segunda mano, el encarecimiento fue del 5,3% anual, y en el caso de la obra nueva, del 6,2%, la tasa más baja desde el mismo periodo de 2021.

Desde el portal inmobiliario Fotocasa, ponen el foco en esa bajada. “Aunque es habitual que en el cuarto trimestre el precio muestre un incremento muy leve o incluso una caída, como la de 2022, en este caso, el descenso del precio podría indicar el inicio de una moderación del crecimiento del coste de la vivienda. En diciembre de 2022 ya se habían llevado a cabo hasta cuatro subidas de tipos por parte del Banco Central europeo, y el Euríbor ya superaba el 3%. Esta situación de encarecimiento tan brusco de la financiación, sumada a las tensiones inflacionistas ya empieza a tener efectos en los bolsillos de las familias, que cada vez pierden más poder adquisitivo, lo que influye en la demanda de compra, que, aunque continúa fuerte, es probable que un alto porcentaje ya haya desechado la idea de compra a corto plazo”, explica María Matos, directora de Estudios y portavoz de la compañía.

Pese a la ralentización más reciente, en Fotocasa no prevén “bajadas significativas” en el precio. “Lo que sí es seguro es que las tensiones entre oferta y demanda dificultarán una corrección. El interés por comprar todavía supera los niveles prepandemia y la reducción de la oferta durante este pasado ejercicio complicará todavía más poder llegar a un equilibrio rápidamente”, asegura Matos.

En esta línea señala también Ferran Font, director de Estudios de Pisos.com, quien considera que “las previsiones para 2023 son que se continúe con esa tendencia a crecimientos cada vez menos cuantiosos, llegando incluso a caídas en aquellos mercados menos dinámicos donde no exista una demanda fuerte que tensione los precios al alza”.

Según su análisis, la heterogeneidad sigue siendo la tónica que impera en la estadística de los precios inmobiliarios desde que se inició la recuperación en 2015. “Si bien siguen existiendo diferencias notables entre territorios, la moderación en el crecimiento de precios es generalizada”, asegura. En comparación con el cierre del ejercicio anterior, únicamente en Navarra el incremento ha sido superior al del 2021; Canarias y Cantabria, que crecen por encima del 8%, lideran esta estadística superando a Madrid, Cataluña o Baleares que son los territorios que históricamente lo han hecho. Por otro lado, el mercado donde menos ha aumentado el precio ha sido Extremadura con un 2,8%.

Source: elmundo.es