Reino Unido también sube los tipos de interés pese a la tormenta financiera

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Política Monetaria

Actualizado

Replica la estrategia de la Reserva Federal de este miércoles con un alza del 0,25%

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey.
El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey.

El Banco de Inglaterra (BoE, en sus siglas en inglés) ha incrementado en un 0,25% el tipo base de interés para situarlo al 4,25% este jueves 23. Es la onceava subida consecutiva oficial desde diciembre de 2021 y la tasa más alta registrada en Reino Unido desde la crisis financiera e inmobiliaria de 2008.

La decisión del Comité Monetario de la entidad emisora central se adoptó con una mayoría de siete contra dos miembros, que votaron por mantener el ‘estatus quo’. La medida al alza está en línea con las recientes subidas del precio del dinero aprobadas por la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo.

Los analistas anticipan un nuevo incremento de los tipos de interés en Reino Unido pese a la volatilidad y turbulencias experimentadas por el sistema financiero en las últimas semanas, particularmente en Suiza como en Estados Unidos. El inesperado subidón de la inflación anunciado el día anterior, que pasó del 10,1% al 10,4% en febrero, hizo prácticamente inevitable la decisión mayoritaria del comité monetario.

El BoE tiene la misión de contener la inflación anual en el 2% y el gobernador de la institución, Andrew Bailey, se vio forzado a notificar formalmente y explicar la evolución de la situación en una carta remitida al ministro del Tesoro (equivalente a Economía), Jeremy Hunt.

Por otra parte, el Comité en política financiera (FPC) de la misma entidad dio el visto bueno a la red bancaria y aprobó la “resiliencia” del sector. “El FPC juzga que el sistema bancario británico mantiene robustas posiciones de capital y fuerte liquidez, y está bien situado para continuar respaldando a la economía en una amplia gama de escenarios económicos, incluido un periodo de altos tipos de interés”, afirma la institución independiente en su comunicado oficial.

La inflación cambió la tendencia a la baja registrada en enero, cuando se redujo del 10,5% al 10,1%, y retomó la escalada. Alimentación y bienes de consumo, principalmente ropa y calzado, se encarecieron en febrero por encima de las cotas previstas, prolongando los efectos de la aguda crisis del coste de la vida en las rentas medias y bajas.

Source: elmundo.es