Polarizados en Sherwood | Espaa

Get real time updates directly on you device, subscribe now.


Actualizado

La serie de Filmin y el libro de Luis Miller son dos prismas a travs de los que ver los efectos de la polarizacin poltica y su impacto en la campaa

El presidente S
El presidente Snchez, en un debate con Feijo en el Senado.JAVIER BARBANCHO

La casualidad o la fortuna permiten afrontar esta campaa a travs del prisma de un libro y una serie excepcionales. Sherwood, accesible en Filmin, es una produccin de la BBC que actualiza las heridas sociales que dej en el norte de Inglaterra el cierre de las minas de carbn en los aos 80. En Polarizados, Luis Miller teoriza sobre las causas y consecuencias de la fractura poltica en Espaa, adems de sus posibles soluciones.

La trama de la serie se hilvana a travs de la actividad de un inopinado asesino que aterra a la comunidad con su arco y sus flechas. El antihroe, tambin encapuchado, se oculta en los bosques que sirvieron de guarida a Robin Hood. Tan dramtica como la persecucin del matarife resulta la recreacin de la grieta emocional entre los huelguistas que lucharon contra Margaret Thatcher y los que fueron a trabajar, a quienes an se les insulta con el apelativo de scobs (esquiroles) cuarenta aos despus.

Miller dira que se trata de dos megaidentidades, es decir, de identificaciones polticas que determinan el resto de creencias y comportamientos de las personas. El socilogo explica en su libro cmo todo proceso de polarizacin est diseado por la lite de uno o ms partidos, que explotan en su beneficio un descontento social concreto.

Lo divide en tres fases: la ideolgica, la emocional y la cotidiana. De esta ltima son expresin fiel las rupturas irreconciliables entre los familiares de los mineros (o de partidarios y detractores del procs). Ms all de la ficcin, en Estados Unidos slo un 4% de matrimonios se produce entre votantes de las dos formaciones hegemnicas.

Para que un partido tenga xito en la polarizacin del electorado debe lograr anteponer la ideologa a los espacios de acuerdo con el propsito de romperlos en dos bloques, cuyos miembros no se hablen y detesten moralmente al lder contrario.

Es indiscutible que Espaa llega a esta campaa polarizada. En los 80, explica Miller, la sociedad premiaba a quienes proporcionaban estabilidad. Hoy se recompensa la identidad. Tras la estrategia populista con la que Podemos atrap al PSOE despus de la crisis financiera, Vox intenta hacer lo propio con el PP.

La novedad (y esto ya es una heurstica propia) reside en los mensajes de los dos grandes partidos. Pedro Snchez necesita mantener la divisin homognea entre los bandos. De ah que concurra a los comicios como el lder de un bloque, ms all del PSOE. Para tener xito, necesita presentar al PP como cabeza de otro bloque e impedir las vas de comunicacin entre electores. La frmula elegida es hiperideologizar la campaa y presentar a su rival como un antisistema con piel de moderado.

Alberto Nez Feijo toma la senda opuesta. Apela a su autonoma, ignora a Vox, da por superado el momento populista y ensalza los valores de estabilidad de la Transicin previos a la llegada del presidente socialista. Apenas hay ideologa, slo derogacin del sanchismo para regresar a los espacios de acuerdo.

Miller cree que queda bastante para superar el proceso polarizador. Puede ser. Sin embargo, hay actores que han empezado a doblegar la curva. La patronal y los sindicatos son el mejor ejemplo. Un gran ejemplo, de hecho.

Conforme a los criterios de
The Trust Project

Saber más





Source link